Terapias alternativas y complementarias

Las terapias complementarias comprenden una variedad de filosofías, enfoques y terapias de curación, con el fin de tratar la mente, el cuerpo y el espíritu.

Muchas terapias alternativas son ligeras, calmantes y mínimamente invasivas, y ofrecen a los pacientes formas de desarrollar su autoestima y una conciencia de su fortaleza interior. Algunas técnicas son "pasivas" y exigen una participación limitada, como por ejemplo, el masaje y la aromaterapia; mientras que otras son "activas", como por ejemplo, el yoga y el tai chi.

Algunos médicos y hospitales se especializan en medicina integrativa, que consiste en la evaluación de las necesidades físicas, emocionales y espirituales de cada caso, para recomendar después terapias y cambios en el estilo de vida, como parte de un plan de tratamiento integral. Teniendo el especialista presente la evidencia científica, los riesgos y beneficios de cada una de las terapias, y las preferencias de cada paciente.

Los resultados de las terapias en cada paciente son distintas. Hay personas que sienten beneficios en el uso de las terapias, otras las encuentran ineficaces, y algunos hasta han tenido efectos molestos.
Reflexología

Las cinco categorías principales:

  1. Sistemas médicos tradicionales/antiguos: entre estos se incluyen la medicina china tradicional, que hace que hace hincapié en el equilibrio del chi o energía vital; la medicina ayurvédica, hace énfasis en el equilibrio del cuerpo, la mente y el espíritu para prevenir y tratar las enfermedades; y la homeopatía y la naturopatía que son sistemas de salud alternativos que han formado parte de la cultura occidental durante los últimos siglos.
  2. Mente-cuerpo: se utilizan estrategias para mejorar la capacidad de la mente para ejercer un efecto sobre la salud física. Tienen como objetivo relajar, reducir el estrés, etc. Algunos ejemplos son: el yoga, el taichi y la musicoterapia.
  3. Biológicos: se utilizan sustancias que se encuentran en la naturaleza, como hierbas, alimentos, vitaminas y otros suplementos alimenticios.
  4. Corporales: se basa en la manipulación y/o movimiento de una o más partes del cuerpo. Se aplican al tratamiento del dolor, el estrés, la ansiedad, y la mejoría general del individuo. Algunos ejemplos son: el masaje terapéutico, la reflexología, etc.
  5. Energéticas: se centran en la energía que se genera dentro del cuerpo (biocampos) o a partir de campos electromagnéticos. El objetivo de la terapia consiste en equilibrar la energía que fluye del interior del individuo. La más popular es el reiki, que consiste en la interacción entre el terapeuta y el paciente, con el objetivo de reducir el estrés y la ansiedad, y para promover el bienestar.

Algunas terapias complementarias:

Terapias complementarias pasivas:

Terapias complementarias activas:

RECIBIR NOVEDADES:

Noticias Reivital