La alimentación y el ejercicio amigos para siempre

Hola, Senderismo

Después de empezar a interesarme por la alimentación y estar en el camino de la adquisición de buenos habitos alimenticios, he encontrado de la mano su inseparable amigo el ejercicio físico. Se complementan como dos recién casados y el uno sin el otro no pueden vivir.

Siempre he sido una persona sedentaria y serena. Si he practicado algún tipo de deporte ha sido porque me lo he encontrado fortuitamente por el camino. Como por ejemplo en la asignatura de gimnasia del colegio, o en los juegos de barrio jugando al fútbol, a la pitroncha, al pilla-pilla, etc. Una vez me intereso el karate porque viví en la época de Bruce Lee, pero nunca he tenido la iniciativa, ni sentido la atracción por ningún deporte. Me gusta, pero como se dice: verlo desde el sofá como espectador, pero no como protagonista. Un defecto que tengo también es la falta de perseverancia, con la cual hay que luchar.

Así que hacerme a la idea de comenzar algún deporte me está resultado un poco difícil, pero voy dando los primeros pasos. Marcha atlética

Como soy autodidacta y evito perder tiempo en desplazamientos, quiero hacer algo que haga desde casa. Por lo que hago spinning, salgo desde casa a caminar o agarro la bici también desde casa y así aprovecho el tiempo desde el primer minuto.

Después de informarme con libros y en internet, me voy dando cuenta de lo importante que es el calentamiento al comenzar un ejercicio y de estiramientos al acabar. Así nos quitamos el obstáculo de tener que dejarlo por lesiones inesperadas.

Comentar que cuesta tanto adquirir una cultura gastronómica como deportiva, pero los logros son impagables y muy satisfactorios.

Los beneficios del ejercicio físico son innumerables, pero los resultados en general son una buena salud mental, corporal y emocional; así como unas saludables relaciones personales, familiares, laborales y sociales.

A menudo no se ven los resultados inmediatamente, por eso no se pueden tener unas expectativas demasiado optimistas para no caer en la decepción, ni demasiada Marcha Nórdica conformidad como para no seguir intentándolo. Son etapas naturales durante el desarrollo de una actividad a las que tenemos que adaptarnos, sin tener prisas y de una forma adecuada.

Hay una gran parte, por no decir toda, de disciplina y sacrificio. No nos engañemos, cualquier actividad que valga la pena cuesta tiempo y esfuerzo.

No nos hagamos ilusiones de aldelgazar mientras dormimos, a menos que estemos enfermos y convalecientes. Ni de conseguir un cuerpo moldeado solo a base de proteínas. Ni de curar un cáncer a base de comer brócoli.

Para conseguir algo importante y mantenerlo vamos a tener que poner el 99,99% de nuestra parte.

RECIBIR NOVEDADES:

Noticias Reivital